Luis XIV poeta: anécdota de Madame de Sevigné

 
Carta de Madame de Sevigné al Marqués de Pomponne
1 de diciembre de 1664

Os contaré una historia menuda, que es verdadera y que os divertirá. El rey (n.d.e: Luis XIV) hace versos. El hizo el otro día un madrigal, que él mismo encontraba poco feliz. Una mañana, le dice al mariscal de Gramont: "Leed, os suplico, este madrigal y decidme si habéis visto otro tan poco razonable, porque desde que ha sabido que me placen los versos, me llegan de todos lados." El mariscal, después de haberlo leído, dice al rey: "Sire, Vuestra Majestad juzga divinamente todas las cosas; es verdad que este es el mas tnto y más ridículo madrigal que yo haya leído". El rey se echa a reir y dice: "¿No es verdad que el que lo ha hecho es fatuo y desprovisto de juicio? a lo que el mariscal le responde: "Sire, no hay medio de darle otro nombre. -Bien - dice el rey - estoy encantado de que me hayais hablado tan buenamente; yo soy quien lo ha hecho. -Ah!, Señor, qué traición, dadmelo nuevamente, yo lo leí bruscamente. - No: los primeros sentimientos son los mas naturales. El rey ha reído mucho de esta locura y todo el mundo ha encontrado que esta es la más curel broma que se puede hacer a un viejo cortesano. Yo, que gusto siempre de hacer reflexiones, quisiera que el rey comprendiera por ello que lejos está siempre de poder conocer la verdad.

-"Cartas" de Madame de Sevigné

Entradas más populares de este blog

¿Qué fue de los hijos de María Antonieta luego de su muerte?

Vistas de Paris en el siglo XVIII

La princesa de Lamballe